Pesadillas 5

martes, 25 de marzo de 2014

Alguien me está persiguiendo, siento su energía tras mío y me da miedo, creo que es un demonio.

Estoy en un campus universitario pero las personas que están cerca mío son compañeras de mi colegio, un grupo de ellas están asistiendo a un curso de cinematografía y yo ingreso con ellas porque el taller es obscuro y así puedo distraer a ese ente.

Entro en el aula y todo está obscuro pero una alumna de cabellos rosados brilla y me coge la mano y me saca del taller, empieza a correr por los jardines del campus hasta llevarme a una zona medio abandonada, la parte más antigua del lugar. Puedo ver dos pabellones de aulas de tan solo dos pisos que se están derrumbando y  los unen unas vigas de luz muy larga y semi destruidas, con los fierros oxidados y expuestos y el concreto arenoso.

La chica me mira y me reta a cruzar al otro lado del pabellón, tenía que mostrarme algo al otro lado que estaba más destruido. Ella me suelta la mano y empieza a correr sobre las vigas, a mucha velocidad y sin perder su equilibrio logra pasar sin dificultad y voltea a mirarme, esperándome.

Yo veo las largas vigas, me da vértigo, tengo miedo de caer, de lastimarme, de morir, pero algo me dice que debo cruzar. Escojo la viga que está a mi parecer en mejor estado de conservación y empiezo a cruzar lentamente, por tramos pasé arrodillada, por tramos sentada, pero muy muy lento hasta que llegué a la plataforma del otro edificio. 

Busqué a la chica de cabello rosado, ella estaba dentro de un vestuario, todo el paisaje se tornó gris, me asomé a ver el espacio y algo me arrastró dentro. No recuerdo que sucede, solo se que esa chica desaparece y yo tengo puesto un traje encima, como de soldado, de color gris.

De pronto el ente aparece, está tras mío y yo estoy sola en esa construcción abandonada, grito pero nadie me escucha, el miedo me paraliza, no puedo huir, esa cosa es muy fuerte y me dice cosas que se meten en mi mente y me vuelvo débil, vulnerable.

Es tiempo de venir con nosotros me dice una voz, yo sigo paralizada, muy asustada, de pronto frente a mi, a unos 4 metros de distancia se abre un vórtice de color gris y azul y empieza a absorberme, me arrastra con sus fuertes vientos hacia él, yo trato de agarrarme de los muros, me corto las manos, siento que ya no puedo más, que me muero, de pronto un grito desesperado sale de mi, ¡MADRE! ¡MADRE ME LLEVAN, AYÚDAME!.

Entonces aparece mi mamá, me coge de una mano y con mucho esfuerzo trata de rescatarme pero el vórtice con los demonios tienen más fuerza y empiezan a jalarnos a las dos (mi cuerpo esta volando como una bandera y mi madre arrastrada por mi). Mientras más cerca estaba del vórtice mi ropa de soldado empieza a desintegrarse y siento que yo estoy a punto de desintegrarme también.

Cierro mis ojos, ¡NO PUEDO PERMITIRLO! mi temor estaba involucrando a mi madre también, yo soy más fuerte que todos ellos, yo lo sé.

Entonces suelto a mi madre y volteo hacia el vórtice y con voz firme digo: USTEDES NO PUEDEN, NUNCA PODRÁN PORQUE DIOS VIVE EN MI, ¡PORQUE YO SOY DIOS!

Entonces el vórtice se cierra y yo caigo al suelo, intentando buscar a mi madre con la mirada.

(Allí termina mi sueño por que un sismo en mi ciudad me despertó...)




0 comentarios:

Publicar un comentario

AddThis

Google+

LogoS