Pesadillas 7

sábado, 7 de junio de 2014

Es de noche y estoy en la casa de mis padres, en mi casa de adolescente, estoy en el segundo piso y de pronto mi padre empieza a gritar.

No se que sucede, él está desesperado y señalando el cielo baja desde el tercer piso intentando juntar a toda la familia para protegerla. Entonces alzo mi mirada hacia el cielo y quedo perturbada. 

El cielo cambiaba de colores, se veía maligno, el sol se moría y la tierra empezó a temblar. Vi a mi tía asustada corriendo hacia el jardín y mi padre intentando jalar a mi madre y hermanas que están pasmadas, entonces yo corro hacia ellos sin dejar de ver temerosa el horrible cielo.

Salgo a la calle abrazada de mi hermana menor y veo que varios vecinos están fuera de sus casas gritando, llorando, rezando. De pronto en el cielo aparece gigante como un holograma una gran rueda que empieza a girar.

Esta rueda era de muchos colores brillantes, como luces de neón: rojo, magenta, cyan, verde, amarillo, se repetían en degradé por toda la rueda que giraba a gran velocidad. Entonces la tierra empezó a calmar su movimiento y la rueda empezó a girar más lento y más lento y empezó a chirriar, el sonido era terrorífico.

Al bajar la velocidad de giro de la rueda pude notar que la rueda tenía 13 símbolos, eran los signos zodiacales, mi hermana y yo quedamos petrificadas al ver ello en el cielo, intentamos tomarle fotos a esas señales que veíamos pero todas las fotos salían en negro.

De pronto la rueda empezó a girar nuevamente y la tierra empezó a moverse. Mi padre nos llamaba insistentemente para entrar a la casa pero no pudimos. La rueda de pronto paró en el signo de ARIES (color rojo) y empezó un gran terremoto. Abracé fuerte a mi hermana mientras veíamos como las casas se derrumbaban y las calles se abrían.

Ví a mi padre y mi madre caer al suelo y nosotras sin poder movernos, solo deseábamos que no les caiga nada encima.

La desesperación era absoluta, yo no podía quitar la mirada al cielo, preguntando el porqué del suceso, ¿Qué significa todo ello?

 Y entonces el terremoto paró al mismo tiempo que lo hizo la rueda holograma. Corrimos hacia donde nuestros padres, ellos no se movían, estaban muy asustados y no querían ver la desgracia. De pronto ese ruido estruendoso retornó y la rueda empezó a girar lento, muy lento, era como una tortura, no saber donde ni cuando parará.

(Entonces yo empiezo como a flotar y ver la escena debajo mío)

La rueda para en el signo LIBRA (color azul) y una lluvia de meteoritos empieza a caer sobre la ciudad, mi padre con mucha dificultad alza el brazo y coge de la mano a mi hermana menor que no paraba de llorar y yo veo como los meteoritos caen sobre sus cuerpos, sobre los cuerpos de todos. La ciudad empieza a incendiarse y los gritos de horror se oyen en el corazón.

Y la rueda detiene su giro y los meteoritos dejan de caer, yo sigo como flotando y veo que en la ciudad ya quedan pocas personas vivas intentando juntarse para darse fuerzas y protegerse.

No se como sucede pero me traslado hacia una feria de tipo carnaval, estoy parada en medio de cuerpos muertos, sangrientos, sufridos, algunas sombras caminan cerca a mi y yo busco a mi familia entre todas esas sombras.

La rueda otra vez gira y yo solo quiero morir pronto, no aguanto tanto sufrimiento, tanta soledad. La rueda para y esta vez no miro al cielo, no se en que signo cae pero de pronto se que significa esa última rueda y se que significa porque lo veo frente a mi. Mi temor representado en algo físico me busca, me persigue, un Arlequín diabólico no me quita la mirada y yo huyo de él. 


(Y todo sobreviviente se enfrenta a su gran temor, es la última batalla)

Mi corazón se acelera totalmente, mi cuerpo se enfría y mi voz desaparece, quiero correr pero no puedo porque mi cuerpo está débil. A donde trato de huir siempre en frente se aparece, es inevitable, su mirada me penetra el alma, su risa destroza mi corazón.

Entonces lo comprendo, se que es todo esto, es una prueba y una depuración, una prueba más que debo vencer y soy fuerte, puedo hacerlo.

Y todo mi conocimiento retorna a mi y me protege y me da valor, entonces dejo de huir y soy yo la que busca y yo la que encuentra y enfrenta. 

Me siento frente a él y este con su sonrisa endemoniada trata de debilitarme, pero lo miro fijamente a los ojos y eso le incomoda, lo irrita, (todo es mental me lo repito, él soy yo, él es mi invento)

¡Vete!, le ordeno, ¡desaparece! ¡NO ERES YO! ¡fuiste mi pasado y te perdono!...eres libre, SOY LIBRE y esa fue la última palabra, un humo negro sale de su cuerpo hasta no ser nada. 

(Me siento viva, me siento fuerte, sobreviví.)

Y me paro de un salto y se que tengo que hacer, corro entre los muertos y busco a mi familia, los encuentro a todos tirados sobre el suelo, sus cuerpos fríos y azulados.

Los cojo por los brazos intentando moverlos, no puedo, son muy pesados. Y empiezo a gritar, a gritar para todos: No están muertos, ¡NO ESTÁN MUERTOS! sólo su pasado murió, su alma sigue viva, su espíritu inmortal, es tiempo de renacer, todos juntos, tenemos una nueva oportunidad, ¡la tenemos!.

Alcé mi mirada al cielo y vi un gran sol y la rueda había desaparecido (el cielo es hermoso, un naranja hermoso).

Veo a mi alrededor y muchos cuerpos que sufrieron la rueda empiezan a moverse intentando elevar sus manos hacia el Sol. 

Mi familia poco a poco empieza a vivir, ya no están fríos, retoman su color de piel, puedo abrazarlos... 

Todo está bien.

















AddThis

Google+

LogoS